Cinco claves para la inocuidad de los alimentos

Cinco claves para la inocuidad de los alimentos

Cinco claves para la inocuidad de los alimentos


Todos los días, personas de todo el mundo enferman por los alimentos que comen. Estas enfermedades se denominan “enfermedades de transmisión alimentaria” y son causadas por microorganismos peligrosos o sustancias químicas tóxicas.

Comúnmente llamados, gérmenes, los microorganismos son tan pequeños que haría falta 1 millón de ellos para llenar el espacio que ocupa una cabeza de alfiler. Existen microorganismos malos, o microorganismos de alteración, no suelen provocar enfermedades a las personas, pero pueden hacer que los alimentos huelan y sepan mal y tengan un aspecto repulsivo. En una segunda clasificación están los microorganismos peligrosos, estos causan enfermedades a las personas y pueden incluso matar. Se denominan “patógenos”, a diferencia de los anteriores la mayoría de ellos no altera el aspecto de los alimentos.

Un elevado porcentaje de las enfermedades de transmisión alimentaria se pueden prevenir con una manipulación apropiada de los alimentos. A continuación os facilitamos cinco claves para la inocuidad de los alimentos catalogadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

  • CLAVE 1: MANTENGA LA LIMPIEZA

Lávese las manos antes de preparar alimentos y con frecuencia durante su preparación. Lávese las manos después de ir al baño. Lave y desinfecte todas las superficies y equipos usados en la preparación de alimentos. Proteja los alimentos y las áreas de cocina de insectos, plagas y otros animales.

  • CLAVE 2: SEPARE ALIMENTOS CRUDOS Y COCINADOS

Separe las carnes rojas, la carne de ave y el pescado crudos de los demás alimentos. Use equipos y utensilios diferentes, como cuchillos y tablas de cortar, para manipular alimentos crudos. Conserve los alimentos en recipientes para evitar el contacto entre los crudos y los cocinados.

  • CLAVE 3: COCINE COMPLETAMENTE

Cocine completamente los alimentos, especialmente las carnes rojas, la carne de ave, los huevos y el pescado. Hierva los alimentos como sopas y guisos para asegurarse de que han alcanzado los 70°C. En el caso de las carnes rojas y de ave, asegúrese de que los jugos sean claros y no rosados. Se recomienda el uso de un termómetro. Recaliente completamente los alimentos cocinados

  • CLAVE 4: MANTENGA LOS ALIMENTOS A TEMPERATURAS SEGURAS

No deje alimentos cocinados a temperatura ambiente durante más de 2 horas. Refrigere lo antes posible los alimentos cocinados y los perecederos (preferiblemente por debajo de los 5°C). Mantenga la comida muy caliente (a más de 60°C) antes de servir. No guarde alimentos durante mucho tiempo, aunque sea en el refrigerador. No descongele los alimentos a temperatura ambiente.

  • CLAVE 5: USE AGUA Y MATERIAS PRIMAS SEGURAS

Use agua segura o trátela para que lo sea. Seleccione alimentos sanos y frescos. Elija alimentos procesados para su inocuidad, como la leche pasteurizada. Lave la fruta, la verdura y las hortalizas, especialmente si se van a comer crudas. No utilice alimentos caducados.

 


 




No Comments

Post A Comment