Próximo taller de discusión sobre Úlceras Por Presión

Próximo taller de discusión sobre Úlceras por Presión

Próximo taller de discusión sobre Úlceras Por Presión


Ponencia: «Por una cultura de UPP cero»


 

El próximo jueves 26 de marzo participaremos en un taller organizado por la Asociación Madrileña de enfermería Gerontológica. «Por una cultura de UPP cero» será el tema de la ponencia que presentará José Antonio García, subdirector de la residencia Monte Carmelo.

Las úlceras por presión (UPP) pueden llegar a ser uno de los síndromes geriátricos que más pueden menoscabar la calidad de vida de las personas mayores. Dada su alta prevalencia en los centros sociosanitarios suele ser objeto de especial atención. El Tercer Estudio de Prevalencia de Úlceras por Presión en España, 2009. Epidemiología y Variables Definitorias de las Lesiones y Pacientes (Soldevilla, J. J. 2011) sitúa una prevalencia media de 7.35 ± 6.4 (mediana en 5.5) con un valor mínimo y máximo entre el 0 y 38 %. Su minimización es un reto para todas las organizaciones del sector.

A partir del año 2009 es cuando se dedican mayores esfuerzos al control de este tipo de lesiones, especialmente, implementándose procedimientos encaminados a facilitar una medición más exacta de la prevalencia de UPP y conocer las repercusiones que estas tenían en la calidad de vida de nuestros residentes.

Es, por tanto, el punto de partida de nuestro proyecto institucional de desarrollo de una cultura en el que la aparición de UPP se convierta en algo excepcional y que la prevención de las UPP fuera más allá de una simple declaración de buenas intenciones, implementando medidas objetivas para la consecución de este fin.

La parte inicial de esta estrategia informal se basó en nuestra habitual forma de crear cultura, siendo similar a otras estrategias seguidas con otros temas de especial repercusión en nuestro centro:

Estrategia General: En la que se incidió en la toma de conciencia del problema a través de actividades formativas tanto científicas como bioéticas, impartidas a todo el capital humano del centro. Dichas actividades se realizaron de manera continuada y se siguen impartiendo en la actualidad.

Estrategias para el personal sanitario: Se desarrolló de una cultura de registro en la historia clínica de cada paciente de parámetros y cuidados enfocados a la prevención de lesiones cutáneas y de observación del estado de la piel. Dichos registros, asociados principalmente al personal auxiliar, se convirtieron en fiel reflejo de la situación de cada paciente. Así pues, de forma diaria y en cada turno, se anotaban los siguientes cuidados, en cuyas observaciones se especificaba si existía alguna anomalía en el estado de la piel: “Cambios Posturales”, “Hidratación de la Piel”, “Regulación de la Presión del Colchón”, “Ducha”, “Aseo”, “Cambio de Absorbente”, “Cambio de Ropa de Cama”, etc.

Cualquier signo de alarma era comunicado al personal de enfermería de forma sistemática y real. Más allá del simple registro, en el establecimiento de la obligatoriedad de los mismos por parte de la organización, se pretendía que todo el personal auxiliar y gerocultor interiorizara ciertos aspectos fundamentales en la prevención de estas lesiones y sobre todo, en su detección precoz. Así pues la visualización constante de toda la piel en los cambios posturales, en el aseo o ducha, se convirtieron en actividades altamente efectivas.

El desarrollo de protocolos sencillos de manejar en materia de prevención de UPP y fáciles de interiorizar por todo el equipo, la formación, los cuestionamientos éticos planteados como grupo en toda la organización, el deber de registrar diariamente los cuidados proporcionados a los residentes más inmovilizados y la puesta en marcha de procedimientos que facilitaban los cambios posturales de manera rigurosa, configuraron el inicio de nuestra nueva cultura de prevención y actuación antes las UPP.

En la actualidad hemos ido desarrollando esta nueva forma de hacer, avanzando de una forma más global e incisiva y contemplando aspectos necesarios para proteger a nuestros residentes de estas lesiones. Así pues, en el día de hoy, la enfermera realiza un análisis exhaustivo y global del residente analizando parámetros como: escalas de Barthel Modificado, Norton, Bradem, MNA II, parámetros analíticos sanguíneos de proteínas totales, niveles de albúmina, tipo de dieta y análisis de la misma, cantidad de ingestas e hidratación, etc. que nos ayudan a prever qué procedimientos de prevención son necesarios y objetivamente suficientes para cada uno de nuestros residentes en el arduo trabajo de la prevención.

 


No Comments

Post A Comment