Sin Sujeciones Mecánicas

Residencia libre de sujeciones mecánicas

Sin Sujeciones Mecánicas

Sin Sujeciones Mecánicas; Más Libertad y Más Calidad de Vida.

tratar bien a la persona mayorSin sujeciones mecánicas desde el 12 de febrero de 2015. Este hecho supone para nuestro centro el resultado de un largo y gran trabajo realizado durante varios años. El objeto de esta labor ha radicado en querer ofrecer una forma de cuidar diferente. Con la misma queríamos proporcionar mayor libertad de movimiento y, por tanto, mayor calidad de vida. 

En la actualidad ya somos un centro sin sujeciones mecánicas, incluyendo en éstas, las barandillas laterales. Todo ello se ha conseguido gracias al esfuerzo y dedicación del trabajo interdisciplinar realizado. Especialmente remarcar la labor desempeñada por el equipo de enfermería. Seguimos aspirando a no utilizarlas y relegarlas como  últimísimo recurso y tras haber agotado todas las estrategias que a muchas mentes pensantes se le pudiesen ocurrir.

¿Qué perseguimos con su uso?

Desde que la concepción de enfermedad ha estado presente en una sociedad, siempre han existido personas que, paralelamente, han tenido la necesidad de curarlas. Desde las culturas más antiguas hasta los tiempos más actuales y recientes, ha predominado la buena intención de reparar las dolencias y el ssin sujeciones mecánicasufrimiento del ser humano. Sin embargo, en ciertos momentos de nuestra historia, y en aras de reparar o minimizar éstas enfermedades, se han llegado a perder de vista los medios utilizados para paliarlas, centrándose, principalmente, en el fin a conseguir, siendo éste, curar al enfermo o protegerlo, y en algunos casos, obviando los medios empleados.

Una posible coartación de libertad, justificada con el fin de promover la máxima de proteger se sí mismo al doliente, ha sido y sigue siendo un handicap en las profesiones sanitarias de la España actual, más si cabe, en el problema objeto; las sujeciones mecánicas en la persona mayor.

Sujetar, por tanto, se podría justificar hoy en día como una acción paternalista, entendiéndose ésta como una sobreprotección del otro. Además, dicha justificación podría estar normalizada en nuestro país predominando desde tiempos inmemoriales. 

Un Punto de Inflexión.

Es en los últimos años del siglo XX cuando comenzó su cuestionamiento ético respecto a las repercusiones de su uso sobre la salud. A día de hoy aún prevalecen varios conflictos profesionales entre los que están en contra y a favor de su aplicación.

Según datos recogidos en el periódico Entre Mayores en los últimos años hay un interés creciente por su reducción. Actualmente un destacado porcentaje de instituciones españolas se han sumado al reto «tolerancia cero a las sujeciones». En España, se han eliminado alrededor de 80.000, dato correspondiente al mes de julio 2013. El Dr. Antonio Burgueño, responsable del Programa Desatar al Anciano, nos da la clave:

«Organizar, optimizar y capacitar los recursos materiales y humanos es lo que realmente evitará emplear esta práctica». 

¿Cuáles son esas Medidas?

Rondas cada media hora, camas bajas, sistemas absorbe impactos son algunos ejemplos de las medidas adoptadas. Medidas que, gradualmente, nos han llevado a conseguir nuestro fin: una forma de cuidar diferente.

Pinche aquí para mayor información sobre nuestros datos


No Comments

Post A Comment