Por un bienestar físico, psicológico y social de nuestros mayores

Es necesario prevenir el maltrato y favores la adopción de buenas prácticas generar un ambiente por un bienestar en los adultos mayores.

Por un bienestar físico, psicológico y social de nuestros mayores


Actualmente en nuestra sociedad existe un interés por el tema del abuso, trato indebido y maltrato a personas mayores. Los cuidados que requieren los mayores suponen un estrés añadido a la vida cotidiana. Es esencial invertir en la creación de programas, teorías terapéuticas y desarrollo de formaciones a cuidadores para combatir de manera proactiva esta problemática.

Es la condición de vulnerabilidad y falta de autonomía lo que expone al anciano a una situación de susceptibilidad, convirtiéndose fácilmente en objeto de maltrato. Tanto en las relaciones familiares como institucionales se pueden producir abusos como consecuencia del envejecimiento. Este es un proceso en el que podrían disminuir las capacidades, sin embargo, la persona nunca pierde la dignidad, esta es inherente a todo ser humano a pesar de la edad.

Según indica, Rosalie Wolf existen víctimas de abuso físico y psicológico, víctimas de negligencia y víctima de abuso económico. Algunos de los factores de riesgo, de acuerdo con un estudio pionero desarrollado por la Dra. Maria Teresa Bazo, se encuentran: los problemas psicológicos de la persona cuidadora, el enfado por sobrecargo y la frustración que supone la incapacidad de cubrir las necesidades de la vida diaria del anciano.

En otro estudio desarrollado por el IMSERSO y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología manifiestan que el trato indebido es más sutil que el maltrato físico. Esta investigación recoge seis aspectos que influyen en la calidad de vida entre los que se encuentran: mantener un nivel de vida tranquilo y seguro, recibir apoyo y afecto del entorno familiar, independencia económica y una valoración social positiva.

Ejemplos de comportamientos negativos producidos tanto en la esfera privada como pública:

Esfera privada:

-Explotación y abuso en el hogar por parte de los familiares.

-El silencio en el trato.

-El síndrome del mayor ambulante.

-Abuso económico.

-Abandono y negligencia en los cuidados personales y sanitarios.

Esfera pública:

-Falta de especialistas en geriatría.

-Trato inadecuado de los profesionales recurriendo a la edad para negarse a dar las atenciones adecuadas.

-Rigidez y anonimato institucional.

Por último, cabe señalar, que el maltrato tiene un impacto negativo sobre la salud, entendida como bienestar físico, psicológico y social. Ante esta realidad es imprescindible  desarrollar buenas prácticas que eviten situaciones de riesgo fomentando el buen trato y por correspondencia la calidad de vida de nuestros mayores. 

 Ejemplos de factores psicológicos de protección al mayor:

-Habilidades para el autocuidado.

-Competencias comunicativas.

-Competencias lingüísticas.

-Capacidad de autoafirmarse.

-Recursos para la resolución de problemas.

 

 


 

Redacción y edición: Lizette Ramírez Domínguez

 

No Comments

Post A Comment