PARA NO PERDER LA MEMORIA

PARA NO PERDER LA MEMORIA

estrella

«PARA NO PERDER LA MEMORIA»

Algo nunca cambia…

Son muchos los cambios que han ido aconteciendo con el devenir de los años.
De recordar tener un sólo ordenador en el centro a los más de quince actuales, podría suponer el matiz o punto de reflexión para comprender el camino del cómo hacíamos al cómo hacemos.

Pero parece que algo no cambia…

Las atenciones que se prestaban pasaban por el papel y el lápiz. Aquellos cuidados como paseos, las duchas, ingestas, los cambios de postura y un largo etcétera, realizados uno a uno y reflejados en un papel en blanco, ya parece que quedan en el pasado. Ya apenas existen archivadores. Ya todo se ha informatizado e incluso aquellas hojas en blanco empiezan a desaparecer. Es como si algo estuviese condenado a extinguirse. Pero se intuye algo que nunca cambia, que permanece constante…

Ya todo se vuelven datos y medidas, tecnología punta y técnicas nuevas en la prestación de servicios. Señal de internet sin la cual nada parece funcionar. Salas de estimulación sensorial distan ya mucho de aquellas terapias grupales, a la antigua usanza, de psicología, fisioterapia o terapia ocupacional. Añoranza del cine en grupo en la sala del cuarto piso se antoja desplazado por los nuevos dispositivos tecnológicos e individuales. Ya parece que nada se hace sin cobertura inalámbrica o por cable. Parece que todo se para sin ella. Valoraciones electrónicas, cuidados tecleados, informes y más datos.

Todo eso ha llegado con el devenir de los años.

Sin embargo, hay algo que no cambia; he aquí la esencia y piedra angular. Algo que, además, debe permanecer inalterable en cualquier prestación de cuidados y sin lo cual, todo pierde el sentido: el ser y el buen hacer. Un buen hacer en el estar, en el actuar, en el saber ser y saber hacer. Para ello siempre nos necesitamos a nosotros mismos y a los otros. Necesitamos a las personas como sujetos protagonistas.

Algo que, a lo largo de los años, la Residencia Monte Carmelo siempre ha intentado tenerlo como puntal, mantenerlo y llevarlo a cabo con todo tesón. Voluntad de que nada se desvíe de ello. De que nada busque otro fin que servir con el buen hacer.

José Antonio García, Subdirector.

Pie pagina unir memorias
No Comments

Post A Comment