Estrategias para tener una buena memoria

Practica para una buena memoria Monte Carmelo

Estrategias para tener una buena memoria

La memoria es muy necesaria en nuestra vida cotidiana, se puede pensar que la memoria escapa de nuestro control. Sin embargo, la buena memoria es una habilidad y aprender a mejorarla nos puede ayudar a optimizar nuestra calidad de vida.

¿Qué es la memoria?

La memoria consiste en guardar información y aprendizajes en nuestro cerebro a través del tiempo.

El proceso completo de memorización implica codificar la información en el cerebro a través del significado. Almacenar y retener la información codificada y recuperar lo almacenado en el momento que lo necesitemos, a veces el recuerdo es voluntario y otras involuntario.

Con el fin de conservar una buena memoria se requiere un complejo trabajo cognitivo.

¿Podemos hacer algo para mejorar nuestra memoria?

Existen tres factores imprescindibles que van a facilitar mucho el proceso de memorización.

  1. La memoria está muy relacionada con la atención. Para poder recordar una información determinada es imprescindible que le prestemos atención.
  2. Es más fácil que recordemos algo cuando le otorgamos un significado. Por ello es tan difícil recordar números (fechas, números de teléfono) o nombres de personas desconocidas.
  3. El estrés está muy relacionado con el olvido. Para memorizar algo es necesaria la tranquilidad.

¿Cómo utilizar estos elementos para una buena memoria?

Os voy a enseñar unos trucos sencillos para memorizar cosas tan cotidianas como una fecha, un nombre propio y una lista de la compra.

  • El recuerdo de números es más fácil si lo asociamos con un significado. Una estrategia es relacionar cada número con una palabra que se parezca físicamente: 1-poste, 2-bicicleta, 3-tricornio, 4-silla, 5-mano, 6-palo de golf, 7-bandera, 8-gafas, 9-persona, 10-pelota. Con este método, para memorizar la fecha 1.985 usaríamos la imagen de un poste (1) en el que está agarrada una persona (9), que lleva unas gafas (8) en la mano (5).
  • Con los nombres propios pasa algo parecido, normalmente cuando conocemos a alguien nuevo no relacionamos su nombre con nada, no le damos un significado. La transformación de lo abstracto en concreto facilita la memorización. En primer lugar, nos puede ayudar repetir varias veces el nombre de la otra persona a lo largo de la conversación. Después podemos utilizar la técnica de la “Observación creativa” para relacionar su cara con su nombre, para ello necesitamos de nuestra imaginación para visualizar mejor, por ejemplo si un hombre se llama César Fuentes podemos imaginarlo vestido con la ropa del emperador romano bañándose en una fuente.
  • Para memorizar una lista de la compra es más fácil si lo dividimos en categorías. Por ejemplo, necesitamos comprar plátanos, tomates, manzanas, lechuga, melocotones, zumo de piña, detergente y leche. Memorizar nuestra lista de la compra será mucho más sencillo cuando solo necesitemos recordar que, en este caso, necesitamos tres tipos de frutas, dos tipos de bebidas, dos tipos de alimentos para las ensaladas y un producto de limpieza. Necesitaremos recordar cuántos productos corresponden a cada categoría. De esta manera nos resultará más fácil acordarnos de los alimentos cuando estemos en el supermercado.

La memoria es algo que día a día se puede entrenar y mejorar. Podemos ayudar a nuestra memoria con ciertas estrategias que nos van a ayudar a mejorar nuestros recuerdos.

¡Te animo a practicar!


 

Ana Herrero Fidalgo

Departamento de Psicología

 



No Comments

Post A Comment