Cuidado de la piel en la tercera edad

cuidado de la piel en la tercera edad

Cuidado de la piel en la tercera edad


En la tercera edad la aparición de úlceras por presión (UPP) representa un importante problema para la salud. Especialmente existe un alto riesgo para aquellas personas mayores que están confinadas en una cama, son incapaces de realizar movimiento, tienen una nutrición insuficiente, unido a otras causas que recoge la escala de Braden.

Las úlceras son lesiones que se producen en aquellas zonas que permanecen un largo periodo de tiempo en una única ubicación. Predominantemente afecta a los talones, los tobillos, las caderas y los glúteos, en estas áreas la piel está más cerca del hueso aumentando la presión y limitando el flujo sanguíneo.

Ante esta problemática, la promoción y la prevención de la salud es la forma más efectiva para combatir la aparición de lesiones en los mayores. De ahí, la importancia de la formación continua de los profesionales implicados, departamento de enfermería y gerocultores de las instituciones geriátricas.

Es esencial contar con protocolos y fijar medidas donde se establezcan los horarios para la realización de los cambios posturales. Los objetivos deberían ir encaminados a eliminar y minimizar los factores de riesgo asociados a la aparición UPP, garantizando, además, el confort del residente.

A continuación describimos algunas de las actuaciones preventivas encaminadas a tratar los procesos que puedan influir en la aparición de las UPP.

  • Tratamiento y corrección de los déficits nutricionales.
  • Higiene y aseo general, con agua tibia o toallitas swash para mantener siempre la piel limpia y seca.
  • Aplicación de cremas hidratantes en cada cambio postural hasta su completa absorción y evitando los masajes en las prominencias óseas con alguna excepción.
  • Exploración rigurosa de la piel dirigido a la detección precoz de UPP en cada cambio postural. Al menor signo de alarma se debe avisar a enfermería.
  • Realización de cambios posturales según un orden y una cadencia previamente establecidos.
  • Mantener la alineación corporal y la distribución homogénea del peso.
  • No se arrastrará al residente, la ropa de cama estará sin arrugas y sin suciedad y evitando en todo caso la humedad.



Redacción y edición: Lizette Ramírez Domínguez
No Comments

Post A Comment