Uso excepcional de sujeciones mecánicas


18 de febrero de 2015

Uso excepcional de sujeciones mecánicas.

 

Las sujeciones mecánicas y farmacológicas constituyen un tema controvertido en la asistencia geriátrica por sus repercusiones morales, éticas, sociales y jurídicas (1).

 

Nuestro centro, entendiendo que puede existir otra forma de cuidar y que solo en casos realmente puntuales y bien justificados se deben aplicar sujeciones mecánicas, apostó por la implantación de una nueva forma de hacer basada en la libertad de movimientos. Esto nos llevó a desarrollar, además, una cultura de que garantizara, razonablemente, los riesgos asociados de la no utilización de sujeciones mecánicas en personas con deterioro cognitivo, sopesando en cada caso, el resultado del balance entre los riesgos asumidos y los beneficios obtenidos.

 

Este arte de cuidar, en la que la vigilancia constante y estrecha de los residentes con limitaciones importantes en su competencia, nos ha hecho controlar razonablemente los riesgos, asumiendo por todo el equipo la no necesidad de aplicar sujeciones físicas en nuestro día a día y analizar detenidamente cada caso.

 

En la Residencia Santa María del Monte Carmelo no creemos que las sujeciones no sean necesarias en ningún caso, pero nuestra experiencia nos dice que estos son muy excepcionales y habitualmente hay alternativas muy válidas.

 

Nuestro compromiso de calidad referente al uso excepcional de las sujeciones físicas, fue el estímulo definitivo para crear, más aún si cabe, esta conciencia y apostar por otras forma de cuidados en la que la vigilancia fuera la forma diferenciadora. En la actualidad, no poseemos ninguna sujeción mecánica incluyendo en estas últimas a las barandillas laterales.

 

 

 

En la siguiente gráfica, derivada del indicador de calidad, recoge el uso de dos sujeciones en el mes de febrero. Esto es debido a nuestra forma de medir, ya que según su definición aunque se aplique una sujeción física solo un día a una persona entendemos que estas siguen existiendo.

 

No obstante, desde el día 12 de febrero de 2015 ya no existen ningún tipo de sujeción mecánica, aunque en el indicador aún aparezcan.

 

Nos sentimos orgullosos de haber conseguido este reto ya que redunda en la calidad de vida de nuestro mayores.

 

Os mostramos a continuación la gráfica de evolución que hemos tenido en los últimos años en el que se observa la prevalencia de sujeciones mecánicas:

 

 

restricciones físicas

 

 

Si quiere más información y gráficas pinche aquí.

1. Ramos Cordero, P. et al. Sujeciones mecánicas y farmacológicas en servicios y centros geriátricos y gerontológicos. 2015 2015;50:35-39.


Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone